A pesar de tomar medidas de ahorro, cuando llega el recibo de la luz vemos que cada vez pagamos más… ¿Cómo es posible? ¿Por qué sube la factura de la luz?  Hay diversos factores influyentes como las condiciones climáticas (frío, lluvia, etc) o la subida del precio de las materias primas.

El mercado mayorista de electricidad (conocidos también como OMIE o pool) es el lugar donde los productores venden su electricidad para que las comercializadoras la compren para sus clientes: por ejemplo, tú y yo.

 

 

En esta lonja de Megawatios hora, productores y comercializadores realizan respectivamente sus ofertas de compra y de venta.

 

El precio de las ofertas de venta se establece en función de los costes del combustible de cada tecnología. Como puedes imaginar, el coste de producir a partir del sol o el viento es mucho más barato que quemar carbón.

¿Cómo se compone el precio de la luz?

 

Las ofertas de compra y de venta se ordenan por precio casando los volúmenes hasta que se cubre toda la demanda.  El precio donde se cruzan oferta y demanda se llama precio marginal y es el que pagan todos los compradores y cobran todos los vendedores.

 

Es como si en una lonja con distintos tipos de pescado pagáramos por todos ellos el precio del más caro. Lubinas a precio de langostas.

 

Como hemos comentado, la energía renovable cuesta menos producirla. En principio, si aumentáramos la oferta de este tipo de energía la electricidad sería más barata y todos pagaríamos menos cada mes. Pero en un mercado en el que se paga el precio del más caro siempre hay una manera de mantener un precio alto. Basta con buscar una excusa para que produzca una sola central cara: hay poco viento, hay poca agua, hay una central nuclear parada, el petróleo está caro, ha subido el CO2…

Inmersos en una transición energética. Ha llegado el momento de plantearnos cuál es el coste de la electricidad justo para nuestro país, para nuestras empresas, y para nuestras familias.

Únete a nuestra iniciativa. Una luz para todos,