En esta plataforma tratamos de aclarar por qué sube la luz y, así, que los ciudadanos entiendan cómo funciona el sistema eléctrico. Pero, también, es muy importante que se conozca y se entienda la factura de la luz y, dentro de ella, un concepto clave que afecta a lo que pagamos es la tarifa contratada.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) advierte que, según los datos de su Panel de Hogares, más de un tercio de las familias (35,2%) no conoce el tipo de tarifa eléctrica que tiene contratada.

 

Este dato lleva a que muchos consumidores estén pagando de más en la factura de la luz porque su tarifa contratada no es la que mejor se adapta a las horas con mayor consumo.

 

¿cómo sabes qué tarifa tienes contratada?

 

El primer paso es muy sencillo, mira en la factura de la luz. Normalmente aparece en la parte superior de la misma. Depende de la comercializadora con la que tengas contratada la luz, aparecerá antes o después, pero suele aparecer debajo del encabezamiento con los datos personales y se puede encontrar por tipo de contrato, tarifa de acceso o peaje de acceso entre otras.  Otra opción es ponerte en contacto con tu comercializadora y preguntarlo.

 

¿Estás en el mercado libre o regulado?

 

También con tu factura puedes saber con qué comercializadora tienes contratada la luz y saber en qué mercado te encuentras.  Hay dos posibilidades:

  • Mercado libre: Está formado por las comercializadoras eléctricas que establecen unos precios y condiciones libremente y con los que tratan de conseguir clientes.  Existe un gran número de comercializadoras en el mercado libre de electricidad.
  • Mercado regulado:  En el que participan exclusivamente las denominadas Comercializadoras de referencia, que son 8, y son las únicas que pueden ofrecer tanto el precio regulado como la tarifa de último recurso a la que se pueden acoger los colectivos vulnerables.  El Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) es la tarifa eléctrica regulada en la que el cliente paga un precio de electricidad que cambia cada día y cada hora, y al que las comercializadoras de referencia deben añadir un margen regulado.

¿Qué tarifas existen para un consumidor doméstico?

 

  • La tarifa 2.0A: Tiene único precio para las 24 horas del día. En la factura te aparecerá un único precio en €/kWh.
  • La tarifa con Discriminación Horaria con dos tramos (2.0DHA): Tiene dos precios en €/kWh: uno más alto para las horas punta, que las horas centrales del día, y otro más bajo, para el resto de horas u horas valle. Las horas valle comprende en horario de invierno de 22:00 a 12:00 horas y en horario de verano de 23:00 a 13:00.Y las horas punta, comprende en horario de invierno de 12:00 a 22:00 y en horario de verano de 13:00 a 23:00.
  • La tarifa de Discriminación Horaria con tres tramos (2.0DHS): Está especialmente pensada para cargar un coche eléctrico porque además de las horas punta (precio más alto) y las horas valle (más barata) dispone de un período supervalle de 1 a 7 de la mañana con precio más barato en el período valle.

 

Lo más importante es saber qué tarifa se adapta mejor a tus hábitos de consumo porque puedes ahorrar en tu factura de la luz.  Puedes descargarte de la web de tu distribuidora cómo se reparten horariamente tus consumos.  A partir de esta información, puedes calcular qué tarifa te resulta más económica.