La eólica marina está en auge, pero ¿por qué en España no hay? Si hablamos de eólica marina o también denominada Offshore, podemos definirla como aquellos parques eólicos que están situados en el mar, con el fin de conseguir electricidad gracias a la fuerza del viento.

 

La energía eólica marina es una de las energías renovables con mayor perspectiva de crecimiento mundial, ya que la frecuencia del viento en alta mar aumenta un 40%, lo que implica que sea más productiva que los parques eólicos terrestres.

 

A pesar de que la industria española lidera el desarrollo tecnológico y de innovación de los aerogeneradores “offshore” (aerogeneradores en el mar) a día de hoy solo hay una turbina instalada en Gran Canaria, y otras dos en País Vasco, que están en fase de experimentación.

 

Para instalar este tipo de tecnología, es necesario que la profundidad del fondo marino este ubicado a unos 4 o 5 km de la costa, lo cual supone una gran limitación para instalar este tipo de generadores, ya que es más complicado fijarlos en el fondo marino. Las turbinas flotantes, no cuentan con esta limitación, pero se trata de una tecnología más compleja, que aún cuenta con un largo camino por delante. Todos estos factores, provocan que la implementación de esta tecnología aun sea muy costosa, lo que ralentizan el establecimiento de la marina eólica en España.

¿Por qué es tan costosa?

El coste de generación de la eólica marina de cimentación se sitúa entre los 140 y 160 euros megavatio hora. Esto sucede porque la instalación es muy compleja al tener que transportar materiales en alta mar, ensamblarlos para el emplazamiento y todo ello mediante buques especializados y costosos que transportan piezas muy pesadas.

 

La marina eólica en España

El pasado año se montaba en Gran Canaria la primera turbina eólica en España, un aerogenerador de 90 metros por encima del nivel del mar. Se trata de un prototipo, con una innovadora tecnología que permite la autoinstalación de la estructura, que actualmente ya vierte electricidad en la red.

 

Tal es la proyección visionada para esta isla en este tipo de tecnologías, que para 2025 una compañía noruega ha apostado por la construcción del mayor parque eólico marino del mundo: 130 kilómetros cuadrados.

 

¿Cómo puede repercutir en el precio de la luz?

La inversión en eólica marina es cada vez mayor, como podemos en observar en las apuestas de las grandes corporativas. La eólica marina, no deja de ser una energía renovable, aunque a día de hoy de alto coste debido a la fase de experimentación en la que se encuentra, por lo que tiene un alto coste de producción.

 

Como os explicábamos con anterioridad en el mercado mayorista de electricidad, las energías renovables suponen un menor coste que las energías contaminantes. A la eólica marina, cierto es, que le queda un gran desarrollo para llegar a un coste de instalación más bajo. Esta bajada de costes a largo plazo, ha de repercutir de manera positiva en el mercado mayorista de la luz, pasando a formar parte del mix de energías renovables que bajan el precio en el pool eléctrico.

 

Aún con todas las dificultades que supone esta tecnología a día de hoy, se trata de un tipo de energía cada vez más competitiva y con una gran proyección futura, ya que en mar abierto pueden instalarse turbinas mucho más grandes y potentes que en tierra, las cuales generan un rendimiento mayor.