Los consumidores muchas veces no estamos de acuerdo con las condiciones de nuestra comercializadora de electricidad, pero no sabemos qué tenemos que hacer para cambiarnos y si supondrá mucha complicación.

La comercializadora al final es quien te va a facturar la electricidad que consumes por lo que el cambio es sencillo.

Desde que se liberalizara el mercado de la electricidad existen las comercializadoras de referencia (COR) que son las verticalmente integradas, es decir las conocidas como “las de siempre” que son 5 grandes grupos Iberdorla, Endesa, Naturgy, EDP España y Viesgo, una de ellas será la que tengas si no has cambiado nunca de comercializadora.

 

Si decides cambiarte puedes elegir otra comercializadora de referencia diferente a la que ya tengas o una de las más de 300 comercializadoras independientes que existen en el mercado eléctrico español.

Sea cual sea la que elijas, los pasos son los mismos:

  1. Estudia con detenimiento tu factura: El primer paso es saber qué tarifa tenemos y cuánto pagamos por KWh con la compañía que tenemos contratada. Esto es importante conocerlo para saber si lo que nos están ofreciendo nos conviene. También podemos optar por probar a cambiar de tarifa antes de cambiarnos de comercializadora.
  2.  Observar con detenimiento lo que te ofrecen: Recuerda que es importante que nos fijemos en el precio del KWh que estamos pagando y en cuáles son las condiciones que nos ofrecen y la permanencia. Y es que, a veces, nos basamos para cambiarnos en ofertas que implican permanencia y que, a la larga, no compensan. Lo dicho, revisa bien las condiciones.
  3. Fuera los miedos. Es más fácil que cambiar de compañía telefónica: Todos podemos pensar que con un servicio tan esencial como la luz nos da miedo que podamos quedarnos sin suministro por cambiarnos de comercializadora. Pero es más sencillo incluso que cambiarse de operadora de teléfono y nunca te quedarás sin electricidad porque lo que cambias es de compañía que te factura la luz. La distribuidora, que es la que nos lleva la energía a casa, no va a cambiar porque no se puede elegir, nos toca en función de la zona en la que está el punto de suministro.
  4. Pasos a seguir. Y es que solo tienes que mandar la documentación: nombre y DNI del que va a ser titular, y el CUPs (que es el DNI de tu punto de suministro de electricidad) y la comercializadora realiza todos los trámites. Y el mes siguiente será otra la comercializadora que te envíe la factura.

 

El cambio de comercializadora es muy sencillo, pero antes de hacerlo tenemos que estudiar nuestra factura, valorar el cambio de tarifa y estudiar bien la oferta que nos están haciendo.

Esperamos que te haya quedado claro, si tienes alguna duda nos puedes escribir en nuestro buzón de sugerencias.