¿Por qué sube la luz en abril?

Pese a que en las últimas semanas las noticias han sido que la luz seguiría bajando en nuestras facturas, tras la convocatoria de las elecciones generales, la falta de Presupuestos Generales del Estado y la incapacidad por parte del Ministerio de Transición Ecológica de renovar las medidas transitorias que aprobó a finales de 2018, la luz volverá a subir en abril.

Y esto ¿a qué se debe?

El ministerio de Transición Ecológica anunció hace 6 meses unas medidas temporales para reducir la factura eléctrica. Entre estas medidas, se encontraba la suspensión del impuesto de generación del 7%, que se calculó que tenía un impacto en la factura del 4% y más o menos así ha sido.

El impuesto al valor de la producción de energía eléctrica (IVPEE) comúnmente conocido como el impuesto a la generación es un impuesto indirecto:

 

  • No tiene en cuenta a quién se le aplica. Se aplica tanto a centrales de producción renovable como a centrales convencionales.
  • Su base imponible no está constituida por la renta neta, como pasa en el caso de los impuestos directos, sino por los ingresos brutos percibidos por la producción e incorporación al sistema de electricidad de los productores.
  • El tipo de gravamen es del 7 por ciento, y es único, como los impuestos indirectos. No hay una proporcionalidad en función de la tecnología de la central de producción.
  • La gestión recaudatoria del impuesto la lleva la Dependencia de Aduanas e Impuestos Especialesde la Agencia Tributaria.

 

La aplicación de este impuesto ha provocado que el precio de la energía de la factura eléctrica sea más caro porque todos los productores de energía que tienen que pagar este impuesto, si venden su energía en el mercado mayorista de la electricidad, trasladan esa subida en sus costes de producción al precio al que venden el KWh por lo que lo termina pagando el consumidor en última instancia.

 

Este impuesto se aprobó en 2012 con el propósito declarado de financiar los costes medioambientales derivados de la producción de energía eléctrica, pero como decimos, lo pagan todas las energías independientemente que sean renovables o que no.

 

Y cuestionando este propósito los productores lo llevaron a los tribunales a finales de 2016donde se está decidiendo si realmente ese impuesto tiene un propósito medioambiental y si tendrían que eliminarlo o no, como piden muchos de los productores afectados.

 

Tras la decisión del Gobierno de no renovar, por falta de presupuesto, el plan que derogaba temporalmente este impuesto. Habrá que esperar o bien a que decidan los tribunales si es acorde a derecho o no por no cumplir con el cometido para el que se creó, o bien a que el gobierno que salga de las urnas el 28 de abril se replantee qué quiere hacer con este impuesto.

 

Entretanto, este mes de abril volverán a subir los precios de la luz a los consumidores… otra vez.