La factura de la luz puede generarnos muchas dudas ya que no siempre está explicada lo suficientemente clara y es difícil de interpretar. Comprender la factura nos ayudará a saber cómo consumimos y poder conseguir el máximo ahorro energético y, por lo tanto, económico.

Te explicamos algunos de ellos que es fundamental que conozcas para saber qué pagas en tu factura de la luz:

  • El término fijo: Es aquello que pagas según la potencia contratada, eso quiere decir que pagarás lo mismo tanto si consumes mucho, como si consumes poco o nada, ya que lo que estas pagando es tener siempre disponible la potencia y supone el 60% de lo que pagas en la factura. Para saber si puedes ahorrar en la factura, convendría revisar si tu potencia es la adecuada para tu vivienda comprobando si al encender varios aparatos eléctricos a la vez salta el ICP, conocido como los plomos, o no. En el caso de que te salte muy a menudo haciendo un uso necesario de los mismos, sería bueno que un experto revise tu instalación.
  • El término variable: Es aquel que pagas en función de la electricidad que consumes y supone el 40% de lo que pagas en la factura. Es un coste variable, con una parte regulada, que establece el Gobierno, que son impuestos y el peaje de acceso que se paga por usar las redes de distribución. Y existe otra parte variable que corresponde al consumo realizado durante el periodo de facturación y que puedes controlar siendo más eficiente a la hora de consumir.
  • Peajes: Es un coste de la electricidad que establece el Gobierno y que se utiliza para pagar el transporte y el uso de la infraestructura que lleva esa energía hasta su destino.
  • IEE: Es el impuesto especial de electricidad que se aplica a la suma total de la energía consumida y la potencia contratada y aparece en la factura de la electricidad.
  • Tarifa: El precio de tu factura también dependerá de la tarifa que tengas contratada ya que cada tarifa tiene un coste diferente por kWh. Por ejemplo, la tarifa de discriminación horaria tiene un coste más bajo en las horas valle (de 22.00-12.00 en invierno y de 23.00-13.00 en verano) y más alto en las horas punta (de 12.00 a 22.00 en invierno y de 13.00 a 23.00 en verano). Por eso, si consumes en las horas en las que el precio del kilovatio es más barato puedes reducir tu coste en la factura.
  • PVPC: Es un precio estipulado por el Gobierno que solo pueden ofrecer las COR (Comercializadoras de referencia, que son aquellas designadas por el Estado). Los clientes que nunca hayan decidido cambiar de comercializadora tienen PVPC y pagan por KWh según se determina en el mercado mayorista de la electricidad. Con lo cual, pagará un precio variable dependiendo a la hora en la que hagas el consumo.
  • IVA: Es el impuesto sobre el valor añadido. El porcentaje que se paga para la electricidad lo establece Gobierno y se aplica sobre el importe total de la factura.
  • Alquiler de equipos de medida (contadores): Es el importe que se paga si tienes en alquiler el contador, es decir, si no has decidido comprarte un contador tendrás el de la distribuidora y el precio del alquiler viene determinado en el BOE, por lo tanto, lo decide el Gobierno.

Estos son algunos de los factores que influyen en el precio de tu factura de la luz, pero si te quedas con alguna duda puedes escribirnos en el apartado Y se hizo la luz para que resolvamos tus dudas.